Residuos de envases de vidrio

El vidrio es químicamente inerte y posee claridad, rigidez y resistencia a presiones internas, por lo que es un excelente material para el envasado.

Además, el vidrio es 100% reciclable y no pierde sus propiedades físicas ni disminuye su calidad en el proceso de reciclado.

Los envases que se recuperan en los iglús de la calle se trasladan a plantas de reciclado donde se procesan para convertirlos en “calcín”, el material del que se obtiene el vidrio reciclado.

La temperatura de fundición del calcín es sensiblemente inferior a la de la materia prima original por lo que se ahorran grandes cantidades de combustible en el proceso y se evitan emisiones contaminantes a la atmósfera.

Por cada tonelada de vidrio reciclado se ahorran 130 kilos de combustible y 1.200 de materia prima.

 

Recuerda

  • Al iglú debes echar exclusivamente envases de vidrio.
  • Las tapas de los frascos y los tapones de las botellas no son de vidrio. No los eches en el iglú.
Logo Gedesma
Logo de Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid