Qué es

Después de la revolución industrial el modelo de producción y consumo se ha basado en la utilización de los abundantes recursos naturales, siguiendo un esquema lineal: extraer, fabricar, consumir y tirar. Así de simple. Dispone de grandes recursos, consume mucha energía y contamina el ambiente.

 

Economía lineal

 

Este modelo lineal de desarrollo ha hecho que millones de personas hayan podido acceder a una cierta prosperidad material. Sin embargo, el aumento de la población mundial, los efectos sobre el medio ambiente que está provocando (cambio climático, producción de residuos, contaminación de las aguas, etc.) y el conocimiento de que los recursos naturales son limitados, han hecho a este modelo insostenible.

En 1960 la población mundial era de 3.000 millones de personas. En 2016 es más del doble, 7.500 millones.
 

El modelo de la economía circular se basa en la producción de bienes y servicios de manera sostenible, reduciendo el consumo, el tiempo, las fuentes de energía y los desperdicios. La relación entre economía y medio ambiente es fundamental.

Se hacen productos baratos y desechables que nada más usar tiramos a la basura. Este no es el camino. Los recursos no son infinitos y no debemos desperdiciar aquello que puede tener valor.

Este modelo, también llamado de “la cuna a la cuna”, es una alternativa que propone una nueva manera de ver el mundo y que está basada en la observación de la naturaleza que optimiza el consumo de energía  y no genera residuos: todo se reutiliza, se digiere y se convierte en abono. De la misma manera, los productos manufacturados se deben diseñar y elaborar con la menor cantidad de energía posible, y los residuos se tienen que reincorporar al proceso de producción.

No hay materias primas, ni energía, ni capacidad atmosférica en el planeta para atender las necesidades de 7.500 millones de personas que cada vez consumen más y eso teniendo en cuenta que un 80% de la población mundial no accede a casi nada.

Según la Fundación Ellen McArthur, la economía circular tiene por objetivo mantener la utilidad de los productos, sus componentes y materiales el mayor tiempo posible de tal forma que conserven su valor. Para ello se deben diseñar de tal forma que no contaminen, garanticen su longevidad y múltiples usos, su desmontaje sin un coste elevado y su reciclaje. Como consecuencia se obtendrá una gestión eficiente y sostenible a lo largo de todo el ciclo de vida del producto.

Para mostar como se están poniendo en práctica estos principios te mostramos una serie de experiencias reales.

 

Árbol

 

 

CARACTERÍSTICAS

 

Consumo de menos recursos naturales:

  • minimiza y optimiza la explotación y reduce la dependencia en la importación
  • los usa eficientemente y minimiza el consumo de agua y energía

 

Incrementa el porcentaje de uso de recursos renovables y reciclables

  • sustituye las energías convencionales por renovables
  • aumenta el porcentaje de materiales reciclados frente a los vírgenes

 

Reduce las emisiones

  • usa energías renovables y menor cantidad de materias vírgenes
  • usa ciclos de materiales limpios

 

Menos  residuos

  • minimiza los residuos y las pérdidas de recursos valiosos
  • se limita al mínimo la incineración y el depósito en vertedero

 

Mantiene el valor de los productos

  • aumenta la vida de los productos manteniendo su valor
  • reutiliza componentes
  • preserva el valor de los materiales en la economía a través del reciclaje
Logo Gedesma
Logo de Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid